Google+ Barcelona: Las crónicas de Thot: 'Astruc Sacanera' y la 'pedra escurçonera'

martes, 22 de marzo de 2011

'Astruc Sacanera' y la 'pedra escurçonera'

Hay una placa situada a cada extremo de la calle
Después de un mes de inactividad en el blog, motivada (en parte) por un viaje al México de los mayas -ya tengo recopilada bastante información para futuras entradas :) -, me he decidido a seguir hablando de lugares relacionados con personajes de Barcelona. En esta ocasión se trata de un mago, astrólogo o brujo que vivió durante el s.XV.

La verdad es que desconocía de su existencia hasta que me encontré de casualidad con una placa conmemorativa en la calle d'Estruc justo al lado del Corte Inglés de Plaça Catalunya. La placa está firmada por Ricard Bru un hipnólogo catalán, muy relacionado con el mundo esotérico.





El texto reza lo siguiente:
A primeros del s.XV la gente llamaba a esta calle Astruc Sacanera, o sea del astrólogo o brujo de Sacanera. Astruc es una hierba curativa y un palabra antigua aplicada a astrólogos o brujos. Aquí se vendía la 'pedra escurçonera', poseedora de virtudes contra la rabia y las picaduras.


Precisamente en el número 22 de la misma calle hay otra placa que indica que allí era donde supuestamente se vendía dicha piedra.

Realizando una búsqueda por la red he podido comprobar que dicho remedio se extiende a lo largo de la historia y con diferentes nombres. Plinio el Viejo ya hacía referencia en su Historia Natural al Ovum anguinum, especie de segregación de las serpientes que se solidificaba como una piedra y que era utilizada por los druidas de la Galia como remedio curativo contra picaduras venenosas. Parece ser que en nuestro caso la pedra escurçonera correspondía a un hueso de la cabeza de la serpiente. Sea cual fuere su origen o composición, ésta tenía que aplicarse sobre la herida de tal manera que se adhería o fijaba inmediatamente en la misma hasta que hubiera absorbido todo veneno, momento en que se soltaba de forma misterosa. Aún hoy se sigue utilizando en algunos lugares del mundo donde es conocida como piedra negra o piedra belga.

Volviendo a la calle en sí: dos curiosidades finales. Por un lado, observaremos como se coloca el número de los portales en el interior de unas placas con simbología esotérica (quizá con la intención de proteger a los vecinos); y por el otro, los extraños dibujos y motivos en la fachada del número 14. Sin duda, una calle curiosa.

3 comentarios :

  1. Sí, és l'esència de la vida. Gràcies pel comentari.

    ResponderEliminar
  2. Este todavía mejor, que pasada Xavi, me gusta tu blog.
    Saludos Mari Trini

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Las crónicas de Thot. ¡Tus comentarios y sugerencias serán bienvenidos!