Google+ Barcelona: Las crónicas de Thot: El templo de Augusto

domingo, 3 de julio de 2011

El templo de Augusto

Llevo un tiempo paseando frecuentemente por el barrio gótico de Barcelona y, cada una de las veces, por una razón u otra, siempre he acabado visitando las columnas del antiguo templo de Augusto. Me sorprende lo poco conocidas que son entre la propia gente de Barcelona a pesar de estar presentes en la mayoría de guías de la ciudad (incluido Internet). Culpa de ello puede ser el hecho de que estén escondidas dentro del edificio que alberga el Centro Excursionista de Cataluña en el carrer Paradís.

Hagamos un poco de historia - No mucha. Para más detalles al final os he dejado unos links donde se detalla más y mejor - . El templo fue construido en el 15 dC junto con muchos otros (Tarragona, Lugo...) por orden del segundo emperador, Tiberio, después de la muerte de Augusto (14 dC). Se ubicó en el Forum Romanum (foro romano) de Barcino. Fue una forma de divinizar a Augusto, conviniendo con otros cultos mistéricos (Isis, Demeter, Cibeles o Mitra) y, evidentemente, el Cristianismo.

Los restos corresponden a 4 columnas de la parte trasera del templo que durante mucho tiempo estuvieron integradas en la estructura de un edificio construido posteriormente (una práctica muy extendida entonces). Pero en 1835, durante la demolición del edificio, quedaron a la vista un total de 7 columnas y Antoni Cellés las dibujó por encargo de la Junta de Comercio antes de derribar 3 de ellas. El mismo Cellés escribió el manuscrito: Memoria sobre el colosal Templo de Hércules que se halla en Barcelona al respecto de las mismas. Más tarde, Domènech i Muntaner unos de los socios ilustrados del Centro Excursionista de Cataluña, decidió dejarlas definitivamente a la vista aprovechando unas reformas que se hicieron en el edificio medieval de la asociación. En 1956 se trasladó una de ellas que durante mucho tiempo estuvo ubicada en la plaça del Rei.

El templo ocupaba la parte más alta de la Barcino romana. De hecho, en la entrada principal podemos ver una placa que indica la altura respecto al mar, cuyo punto exacto corresponde a la rueda de piedra que hay en el suelo. Este es el Ara Augusti o altar sagrado del templo de Augusto.

Utilizando un poco la imaginación, si venimos andando por el carrer Paradís desde la plaça de Sant Jaume, justo en el momento que giramos a la derecha (la calle tiene forma de L), estaremos entrando en el templo y caminaríamos en dirección al altar. Es más, si quieres ver una reproducción exacta del templo en Barcelona revisa mi post sobre el taller Masriera.

Incluyo el enlace a un vídeo que, además de la fantástica banda sonora, ayudará a hacernos una idea del lugar y transportarnos en el tiempo.



Links relacionados: