Google+ Barcelona: Las crónicas de Thot: La torre Bellesguard: Cultura y chillout en un enclave mágico

sábado, 22 de febrero de 2014

La torre Bellesguard: Cultura y chillout en un enclave mágico

Una de las mejores noticias del año pasado fue la apertura al público de la torre Bellesguard, y aunque haya llovido mucho desde entones, quiero explicarte mi experiencia en este rincón de Barcelona que algunos podemos disfrutar por primera vez.

No quiero continuar sin dar las gracias a Anna Guilera y Pol Gago por darme esta fantástica oportunidad.


Un poco de historia


En 1408, Martín I el Humano, último rey de la corona de Aragón descendiente de la casa de Barcelona, compra unos terrenos en las sierra de Collserola y manda construir un castillo (1410) para ser su residencia estival, además del lugar donde contrajo su último matrimonio con Margarita de Prades.

En 1893 muere Joan Baptista Grau, obispo de Astorga y amigo íntimo de Antoni Gaudí. Según lo indicado en el testamento, sus propiedades fueron puestas a la venta; entre ellas constaba un terreno de 12 hectáreas en la sierra de Collserola donde aún eran visibles las ruinas del castillo. Pasaron 7 años, hasta que en junio de 1900, María Sagués, viuda de Jaume Figueres (comerciante de harinas), lo compra por sugerencia de Gaudí, y encarga a este la construcción de la futura casa Figueras que, después de varias fases, es acabada en su conjunto en 1917.

Fue vivienda de María Sagués hasta la Guerra Civil, cuando fue incautada y utilizada de orfanato. En 1944 fue comprada por el Dr. Luis Guilera Molas para para reconvertirla en hospital oncológico hasta 1979, que pasó de nuevo a ser la vivienda de la familia Guilera hasta la actualidad.

El 24 de julio de 1969, la torre Bellesguard es declarada bien cultural de interés nacional.


Restos del castillo de Bellesguard, Barcelona
Así se encontró Gaudí el castillo de Bellesguard (foto: Centre Excursionista de Catalunya)


Visitas y Gaudí Nights

Bell Esguard (bella vista) es el nombre que el rey Martín el Humano quiso ponerle a este lugar - y en mi opinión, muy acertado -. Si además incluyes música de ambiente, una copa y buena compañía la combinación es perfecta. Quizá por eso los sobrinos de la familia tuvieron la gran idea de realizar las Gaudí Nights durante el pasado año. Espero que este año se repitan.

Si quieres visitar este enclave mágico por dentro en este enlace puedes reservar tus entradas.

Y como dicen que una imagen vale más que mil palabras, estas son algunas de las fotos que realicé en julio pasado.


Torre Bellesguard o casa Figueras, Barcelona
El arco iris hizo acto de presencia y convirtió la velada en algo aún más mágico

Torre Bellesguard o casa Figueras, Barcelona
Las escaleras bien decoradas en la antigua zona del castillo.

Torre Bellesguard o casa Figueras, Barcelona
Sol y cielo de tormenta, gran combinación.

Decoración Zen en la torre Bellesguard o casa Figueras, Barcelona
Decoración Zen para las Gaudí Nights en la torre Bellesguard

Torre Bellesguard o casa Figueras, Barcelona
La torre Bellesguard se levanta majestuosa.

Torre Bellesguard o casa Figueras, Barcelona
Un brindis con mojito en las Gaudí Nights de la torre Bellesguard.


Otros enlaces relacionados:


4 comentarios :

  1. Una casa que des de fora porta misteri.... :)

    M'agrada molt el teu nou format del blog ;)

    Salutacions!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I tant! Haurem d'anar Jordi en una de les nostres sortides.
      Gràcies pels comentaris! :)
      Una abraçada!

      Eliminar

Gracias por visitar Las crónicas de Thot. ¡Tus comentarios y sugerencias serán bienvenidos!