Google+ Barcelona: Las crónicas de Thot: La biblioteca de Thot: La Barcelona invisible

viernes, 14 de diciembre de 2012

La biblioteca de Thot: La Barcelona invisible

Una de las fuentes de información que suelo utilizar a menudo para escribir mis posts son los libros. Es cierto que en Internet lo encuentras todo (o prácticamente todo), pero los libros siguen teniendo un algo especial para mí. De hecho, uno de mis hobbies es perderme en una librería y estar tranquilamente entre 2 y 3 horas ojeando libros. Precisamente por ello estreno sección en Las crónicas de Thot: la biblioteca de Thot.

Mi intención es comentar libros que han caído en mis manos - principalmente sobre Barcelona -,  destacando aquellos aspectos que considero relevantes para conocer nuestra ciudad. Afortunadamente, durante estos últimos años, se ha generado un boom de literatura sobre la ciudad condal enfocado a conocer la historia de nuestras calles.

Hoy inicio esta andadura con un libro que recientemente he terminado: La Barcelona invisible de Imma Santos (@isantosherrera) y Aureli Vázquez (@avazquezch). Se trata de un libro ameno, lleno de curiosidades y que puedes leer a ratos, ya que los capítulos son cortos. Su enfoque es muy parecido al que intento ofrecer en Las crónicas de Thot: aquella Barcelona más allá de lo turístico, aquellos detalles que se escapan de nuestra vista pero que están ahí.

Me ha encantado descubrir que en el actual Corte Inglés de Diagonal hubo una prisión, que existe una Alhambra de Granada en Barcelona, de la existencia de una escultura de un cátaro realizando una acción impúdica en la catedral o que la escultura del Nen de la rutlla se basa en una persona real que aún vive. Otras historias como dónde se vendía la pedra escurçonera o la ubicación de la última puerta templaria de Barcelona ya las conocía. Pero, sin duda, la historia que más me ha cautivado y conmovido es la de la enigmática tumba del cementerio de Sant Gervasi.

Tú y yo es el epitafio que aparece en la lápida de un nicho de este cementerio. Ni un nombre, ni una fecha, nada... A menudo una rosa yace en el suelo, justo delante. Una rosa que simboliza el amor eterno de una mujer que perdió a su joven marido. Una mujer que regularmente visita el lugar donde reposa su amado esposo, identidad del cual sólo ella conoce. Un lugar dónde, algún día, la esposa compartirá con él y, definitivamente, el Tú y yo cobrará el sentido para el cual fue escrito.